jueves, 13 de marzo de 2014

21:37 - No comments

El mañana

Siempre se nos ha dicho que hagamos las cosas pensando en el mañana.
Que organicemos cada parte de nuestra vida, que hagamos las elecciones más convenientes para eso que aún no llega.
Que pensemos sólo en mejorar nuestras condiciones de vida futura.
Pero. ¿Y el "HOY"?
¿Dónde carajos lo dejan?
Sí, nuestra mentalidad no debe ser otra más que futurista y progresista, pero...
No podemos llegar a un "mañana" exitoso si no vivimos el presente de manera correcta, y por correcta quiero decir, apropiada para llegar hasta ese mañana tan anhelado.
Debemos actuar con conciencia, siempre pensando que el hoy es lo único que tenemos y que el futuro es un espejismo, como una especie de oasis en el desierto de la vida, y si caminamos sin determinación, quizá no logremos llegar hasta el.
Debemos pensar que esforzarnos cada día, tomar el riesgo de vivir, de pensar... De ser nosotros, libres y valientes es la mejor manera de tener un "mañana" prometedor.
El secreto de una vida de éxito, es vivir el hoy como si estuviéramos seguros de que no habrá mañana para mejorar nuestra situación y de enterrar el pasado, dejarlo en las sombras del olvido, porque alguien que se ata a el nunca logra progresar.
Formamos parte de una sociedad enferma con el panorama del futuro que no se encarga de ver por su presente, así de oscuro, sombrío y a veces tenebroso que este es, porque piensan justamente que "mañana" seguramente será mejor.
Se fían mucho del futuro, como si éste fuera mágico y pudiera hacerles olvidar todos sus problemas y saldar sus deudas, o como si pudiera regresarles el amor que día a día van perdiendo de los seres importantes por su mismo apego al futuro.
Sí, pensar en el mañana siempre es importante, sin embargo, para que haya un "mañana" tiene que haber un "HOY" y si en ese hoy, no actuamos por algo que prometa, entonces el mañana será tan común como siempre.
Si no quieres resultados comunes, deja de hacer cosas comunes.
Deja de ser un mediocre conformista y ve siempre por más. Vive tu hoy tan intensamente como puedas y tu "mañana" te dejará satisfecho.
Después de todo, el "mañana" es tan bueno como lo construyamos, debemos vivir y luchar por el.
Nuestra única arma, siempre es el presente.