lunes, 19 de mayo de 2014

20:46 - No comments

BENDECIDA

En momentos como este, pienso y me pongo sentimental, en algún momento todos debemos crecer y vivir todo por nuestra cuenta.

Una mujer que acaba de convertirse en madre, regresa a su infancia, la invaden los recuerdos y reflexiona sobre el paso del tiempo. (Obviamente esto no sucede en cuanto tiene a su bebé en brazos, porque con todo lo que siente, eso pasa como a cuarto plano).
Pero, cuando sucede, sobre todo se admira de los cambios de etapa que ha experimentado. Lo rápido que parece ser todo. Cuando "parece que fue ayer" que iniciaba el preescolar y hoy, ya es madre. Hoy, hay otra personita que depende enteramente de ella, de su experiencia, amor y protección.

Hoy, ella agradece tener la dicha de ser madre y este es sin duda su momento más feliz.
Por otro lado, la madre de esta mujer seguramente piensa: "Parece que fue ayer que tenía a esta niña, que hoy es toda una mujer entre mis brazos y hoy, hoy me ha convertido en abuela".
Puede que los años hayan pasado, que ella haya crecido. Pero yo, por momentos aun la veo como esa chiquilla que nos hacía sentir tan orgullosos desde sus calificaciones hasta el modo de ser tan tierno que tiene y que hoy nos hace sentir aún mejor por este hermoso momento.

La mujer en cuestión es mi hermana, que acaba de convertirse en madre y por tanto acaba de convertirme en tía y a mi madre en abuela.
Yo ya soy tía, de niños hermosos. Pero...
¿Por qué me emociona tanto haberme convertido en tía ahora?
Porque esta mujer, que es mi hermana siempre ha sido mi ídolo, mi ejemplo más claro de lo que anhelo para "el futuro".
Su felicidad me hace feliz y hace feliz a la familia entera.
Me dio la felicidad más grande que puedo experimentar en esta etapa, trajo al mundo al ser que se convirtió en la luz de mis ojos, aun sin conocerla.

¡BIENVENIDA AL MUNDO PRINCESA, TE AMAMOS♥!

Gracias a mi hermana y  mi madre por ser como son. 
Y a toda mi familia por representar TODO cuanto necesito para ser feliz.
Esto es justo lo que me hace sentir BENDECIDA♥


sábado, 17 de mayo de 2014

15:29 - No comments

Aferrados



Y bien, estos días hemos estado muy sensibles ante los recuerdos de lo que fue nuestra vida.
Las cosas con las que crecimos.
Los programas, las personas...LA MÚSICA.
Yo solo debo decir: 
ES BUENO RECORDAR, LE TENEMOS CARIÑO A LOS MOMENTOS QUE NOS HICIERON FELICES.
Pero ojo:
Entre recordar y aferrarse hay una ENORME diferencia.
Sí, es lindo recordar ciertos momentos que marcaron nuestra vida, de una manera positiva.
Es bueno demostrar amor de esa manera, pero todo lo que empieza, algún día se termina, inevitablemente. Ya sea porque se debe o porque se quiere... Todo en esta vida son ciclos.
Un ciclo que no se cierra, se convierte en una herida que nunca cierra y por lo tanto siempre duele.
Hay que saber despedirse de las etapas. No debemos aferrarnos, al final los más afectados seremos nosotros.
Es como una relación "amorosa". Cuando alguna de las partes se deprime por el final de ella.
Debemos pensar que por algo debió terminar, y estar conscientes de que tal vez es porque fue lo mejor.
De no haber sido necesario. ¿Por qué terminar?
Si se quieren ambos. ¿Por qué no luchar por demostrar la fuerza de su amor?
Si ya no se quieren. ¿Por qué aferrarse a algo que saben que no tiene futuro?
Si uno dejó de querer al otro. ¿Por qué ese otro se AFERRA a mantener encendida la leña verde, aunque sabe que JAMÁS sucederá?.
Piensen. Debemos salir de este ciclo enfermizo de los aferrados. Solo así podremos ser felices.
Los ciclos que no se cierran solo son buenos en programación, donde lo que se consigue es "ahorrarle trabajo al humano".
Y llega a ser fastidioso diseñarlo, probarlo una y otra vez y volver al inicio sabiendo que no terminará.
Todo comienza y termina por algo.
Recuerda con cariño y vive de eso, pero no te aferres, porque solo te haces daño. Solo le pones "limón a la herida", que de por si aún te arde.
El que mucho se aferra poco crece. Y el que poco crece, poco vive.