domingo, 19 de junio de 2016

18:04 - No comments

Soy...

¡He vuelto! Por desgracia, no con un tema que me haga precisamente feliz.
Hace algunos meses publiqué en este sitio un esquema general de mi situación en la universidad que "elegí" para obtener educación superior.
Pues de nuevo el tema a tratar tiene que ver con la universidad y por supuesto es algo que me tiene HARTA, así de sencillo.

¿Recuerdan que alguna vez escribí sobre la autenticidad?
Bueno, el día de hoy retomo esto porque si se ubican en ese escrito, traté un conflicto personal con uno de los administrativos de mi preparatoria, y hoy... Hoy es un conflicto en el que yo no estoy participando en forma directa, pero que igual, trata de mi... ¿Extraño? Sí.
¿Esperaba esto? También.

Mi apertura para hablar con cualquier persona sobre los temas de mi interés no es una situación secreta, persona que me ha visto sabe de ello. La cuestión es que no todo el que me ve o saluda me conoce, y eso es algo que muchos no saben diferenciar.

Me muestro con una actitud bastante extraña para muchos y una soltura absorbente para las pequeñas mentes, entonces muchas de ellas tienden a incomodarse por mi modo de conducir las situaciones.
Considero que un mundo de apertura genera confianza y da estructura a un mundo de respeto.
Pero, cuando todo eso se malinterpreta por malvibrosos y venenosos se genera un arma de destrucción masiva.

Coincido en algo, no soy como todos, no soy sumisa y puedo llegar a pasarme de la raya con las palabras que uso, pero se en el terreno que me encuentro y no por desarrollarme como mi esencia me dicta descuido el "deber hacer", por tanto esto no afecta mi desempeño como estudiante o simple ser humano. 

Existe hasta donde se sabe, una libertad de ejercicio de la personalidad. Yo simplemente soy así, como me ven, donde me ven y a la hora que me ven... Siempre encontrarán una sola versión de Daniela, porque Daniela es más transparente que el papel celofán y más consciente que muchos que juran ser los más correctos del universo.

Si a veces actúo en contra de lo que consideras correcto, no es que esté loca, es que estoy siguiendo lo que creo y esto no incluye daños a terceros, así que no tendrías porqué meterte en ello. Para colmo aquello que a tantos incomoda son calumnias, traídas al mundo por personas con falta de criterio y exceso de veneno.

Ser quien soy no es pecado y si a alguien he ofendido me disculpo, sinceramente.
Pero sumo, antes de hablar sobre mi y mis acciones, deben fijarse primero en las suyas y tratar de involucrarse con quien SOY. Estoy limpia, soy libre, soy YO.

Por favor, a vivir y dejar vivir que ya estamos grandecitos para tantas tonterías.

¿Qué tiene que ver esto con el inicio de este post?
Pregunten a quien crean que tiene la respuesta.
Esto es lo que es Daniela, esto es lo que siempre será, porque así se formó y porque esto es en lo que cree.

Ojalá algún día sean y dejen ser...




0 comentarios:

Publicar un comentario